NoticiasMéxico ha militarizado su política migratoria: Informe

México ha militarizado su política migratoria: Informe

-

Este artículo fue publicado originalmente por Jorge Rocha en Aztec Reports, una publicación hermana.

Desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) asumió el cargo en diciembre de 2018, las fuerzas armadas de México han permeado el sistema de inmigración del país, moldeando sus políticas en un esfuerzo militarizado para mantener a los migrantes alejados de la frontera de EE. UU., según un nuevo estudio.

Según un informe del grupo de derechos humanos Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD), la política migratoria de México ha sido superada por los militares, que a menudo llevan a cabo operaciones que violan los derechos humanos.

La investigación muestra que la administración de AMLO ha encomendado a la Guardia Nacional, una institución de seguridad pública dirigida por militares, la ejecución de sus políticas migratorias, mientras que las fuerzas armadas de México se han hecho cargo del control migratorio dentro del país.

Además, los miembros actuales y anteriores del gremio militar fueron colocados en puestos clave dentro del Instituto Nacional del Migrante (INM) de México, con 19 de las 32 ramas estatales del INM en control de las fuerzas armadas que se especializan en asuntos militares, penitenciarios y tareas de seguridad ciudadana.

Hoy, la política migratoria de México consiste en operaciones militares de detención y deportación, enfatizando su presencia en la frontera sur y colocando tropas en los puntos críticos de migrantes.

De las 46,254 detenciones realizadas del 1 de enero al 28 de febrero de 2022, más del 40 % se realizaron en el sur de México, sirviendo así como muro de contención migratoria.

Los esfuerzos del Sr. López Obrador para suprimir la inmigración parecen estar fuertemente influenciados por los intereses políticos y económicos de los Estados Unidos. Justo cuando comenzaba su administración, AMLO tuvo que enfrentar una serie de amenazas del entonces presidente Donald Trump, quien instaba a un control más estricto de las fronteras mexicanas.

Después de que EE. UU. amenazara con imponer aranceles a las exportaciones mexicanas y cerrar la frontera, la administración de López Obrador llevó a cabo una serie de órdenes ejecutivas que facultaron a las fuerzas armadas y la guardia nacional para llevar a cabo tareas de control migratorio.

Trump eventualmente elogiaría a su homólogo mexicano por colocar fuerzas militares a lo largo de las fronteras de México.

A partir de enero de 2022, había 28,397 miembros del personal de control migratorio desplegados en las fronteras norte y sur de México. Casi el 50% son miembros de las fuerzas armadas, y los miembros restantes pertenecen a la Guardia Nacional.

Si bien la Guardia Nacional está constituida como una institución de orientación civil, más del 80% de sus miembros son exmilitares. Además, su entrenamiento y control están a cargo de la Secretaría de la Defensa de México.

Además, más del 85% de sus agentes carecen de certificación policial, lo que demuestra que la mayoría de los miembros de la Guardia Nacional no cuentan con la capacitación requerida para proteger a los civiles en el contexto de la seguridad pública.

Su carácter militar y su falta de formación en protección civil han dado lugar a múltiples casos de violaciones y abusos de los derechos humanos, como el perfilado racial en las detenciones, la violencia sexual y el uso excesivo de la fuerza.

Un miembro de las fuerzas armadas mexicanas custodia un punto en la frontera sur. Imagen cortesía de Ignacio Marín.

Por ejemplo, la organización Médicos sin Fronteras documentó que en 2018, el 68% de las personas refugiadas y migrantes bajo su cuidado reportaron algún tipo de violencia, siendo la violencia sexual reportada por un tercio de las mujeres entrevistadas. Según la organización, “los pacientes informaron que entre los perpetradores de la violencia se encontraban miembros de pandillas y otras organizaciones criminales, así como miembros de las fuerzas de seguridad mexicanas responsables de su protección”.

Es más, el enfoque de las fuerzas armadas en la inmigración ha presionado a los migrantes a buscar rutas alternativas más peligrosas en su viaje a la frontera de EE. UU., lo que a menudo los deja vulnerables a elementos del crimen organizado.

Efectivamente, la estrategia del Sr. López Obrador ha resultado en un muro de personal militar erigido para detener el flujo de migrantes hacia la frontera de EE. UU., poniendo en peligro aún más la vida de los inmigrantes que viajan hacia el norte a través de México. Desde 2014 hasta 2021, 3059 migrantes han muerto durante su viaje a la frontera entre Estados Unidos y México, 659 dentro de las rutas migratorias de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest news

Pastel de ángel con piña – Naves espaciales y rayos láser

El delicioso pastel de ángel de piña tiene toques tropicales en cada bocado del bizcocho ligero y esponjoso con...

Must read

También podría gustarteEMPRESAS
Recommended to you